KIKIKAIKAI (奇々怪々), 2021

Kikikaikai (奇々怪々) es un término japonés que se refiere a aquello que resulta “extraño, pero también cautivador”, y que queda representado en esta serie a través de bodegones en los que hay una clara búsqueda de belleza que resulta al mismo tiempo decadente y oscura. Se trata de un ejercicio de experimentación formal en estudio que continúa con un interés recurrente, sostenido a lo largo de mi carrera, en la representación de objetos y elementos cotidianos en los que pongo el foco en sus volúmenes, texturas, colores u otros elementos perceptivos.

En este caso, el eje de las imágenes es una colección de flores –uno de los elementos tradicionales de la pintura de bodegón desde los orígenes del género, cuyas raíces se remontan a la antigüedad pero cobraron protagonismo en el siglo XVII–, a las que represento con un lenguaje visual ambiguo en el que la manera orgánica y sensual con la que los pétalos se colocan recuerda al mismo tiempo a imágenes 3D generadas por ordenador. Además de las flores, aparecen varios objetos que refuerzan esa ambigüedad visual y que ayudan a generar ese extrañamiento cautivador del Kikikaikai. Cosas banales, como una bolsa de la tienda de al lado o una caja de fideos de un trabajo de encargo, pero que por la forma en que han sido representadas resultan extrañamente atractivas e irreales.

.